Translate

jueves, 22 de diciembre de 2016

Joan Fuster Bonnín - "El maestro"








Efectivamente lo fué, y es que nos encontramos ante el pintor más prolífico, más activo y más destacado del primer tercio del siglo XX , como comenté anteriormente, hay tantos pintores que haría un pequeño resumen para poder abarcarlos casi todos, pero con este....... haremos una excepción.

 Joan Fuster nació en Palma el 1870, hijo de un comerciante de material de pesca, ingresa en la Escola de Belles Arts de Palma en 1879 donde su director era ni más ni menos que Anckerman y quién, además, fué su profesor de dibujo natural donde consiguió varias menciones honoríficas. Una vez terminada su paso por la Escola, Fuster entró directamente al taller de Anckerman, algo que Joan Fuster siempre mencionó a lo largo de su vida. En 1894 comenzó su andadura expositiva empezando por Palma, una andadura que duró cerca de cincuenta años, y en 1896 participó en la Exposició General de Belles Arts de Barcelona junto a O´Neille, Anckerman, Antoni Ribas y donde recibió muy buenas críticas.
Pero es en lo primeros años del siglo donde se concentra la mayor productividad de Joan Fuster, donde convierte el paisaje en el eje de su obra, sin dejar de lado el retrato ni la figura.

Gracias a su amistad con Russinyol y Mir, aprende a utilizar los trazos modernistas catalanes, con nuevos colores principalmente cromáticos y nuevas temáticas. A esto se le une las relaciones con Eliseo Meifrén quién le ofrece una pintura desenvuelta, fluída y rica en colores, utilizando la técnica de los impresionistas franceses.

A todo esto le tenemos que unir la llegada de Anglada-Camarasa con su "troupe" a la isla, ya definimos que la llegada de Hermenegildo significó una revolución en los pintores isleños y que fué muy aceptado, aunque no por la mayoría, por una gran cantidad de pintores y sobretodo por la crítica del momento. Esto afecta a Joan Fuster en lo mejor ya que disponía de veinte años de experiencia, por lo tanto se lo tomó con la tranquilidad necesaria, su pincelada se volvió más gruesa, la paleta cobrá más fuerza e intensidad, mantiene sus verdes pero a esto le suma una extensa gama de azules, y colores cálidos.

 "Sa Foradada" - Wikipedia


Joan Fuster supo amoldarse a todas las técnicas, pero sin perder su esencia, fué un pintor muy productivo, realizó múltiples exposiciones que le llevaron hasta Buenos Aires y ganó varias distinciones entre ellas la Medalla de Oro de la Exposición Internacional de Marsella.

Sin duda alguna nos encontramos ante un maestro que, como bien dijo Gaspar Sabater "Su paleta captó la isla en su integridad, su caballete se asentó en lo más escarpado de la sierra mallorquina", Joan Fuster supo como nadie retratar el paisaje mallorquín, un paisaje vital para la sociedad mallorquina, algo que tenía muy claro el pintor y que comentó en un artículo en el periódico El Dia: "Es de interés de todos los mallorquines, sin distinciones, defender nuestro paisaje porque es nuestra esencia. No podemos desaprovechar ninguna ocasión que se nos presente para enaltecerlo, afirmarlo y pregonarlo tanto como sea posible. Las ocasiones, las debemos aprovechar todas, porque precisamente de la fama del paisaje mallorquín han de emanar días de prosperidad y bienestar para toda Mallorca", nunca mejor dicho.



                                                      










                                                                                "Cala Llum" - Paisajistas del segle XIX





                                                                                "Paisatge  de muntaya" - Paraíso Balear



















                                                                                "Pati Valldemossa" - Colección Ca´n Borges



Cuando, navegando en alta mar, se arriba a la amplia bahía de Palma, van emergiendo en la lejanía, de un modo paulatino, encantadoras e inmóviles, las torres, después doradas murallas y finalmente las casas asentadas en la ribera de la capital de las Baleares. Un alto cerco de montañas de un azul záfiro le sirven de fondo, con su silueta fuertemente diseñada en el éter celeste. Existen pocas ciudades en el mundo que ofrezcan, al que llega, una fisonomía tan amable, pues en muy pocas  se combinan, como aquí, la forma  y el color para producir un efecto tan harmonioso.


                                                                                                Archiduque Luís Salvador



                                 "Palma a la sortida des sol" (Colección Can Borges)- Wikipedia